Quién Soy

Quién Soy - Mariló Sánchez

¡Hola! Soy Mariló Sánchez

Soy Mariló, una valenciana que nació en 1969, muy positiva y soñadora como buen cáncer. Soy de las que piensan que si sueñas muy fuerte con las emociones, los sueños se hacen realidad. Sí, pienso que nosotros podemos crearnos nuestra realidad y lo he comprobado yo misma, conmigo. También creo en nuestra intuición, que es saber algo sin saber cómo lo sabes y todos los regalos te llegan cuando te conectas con tu cuerpo y lo escuchas.

A los 27 años dejé mi tierra natal para descubrirme y descubrir el mundo entero, viviendo en varias ciudades y países, con muy buenos recuerdos, muchos aprendizajes y muchas personas que te vas encontrando por el camino que se convierten en maestros.

Puedo decir que mi afición fue viajar y viajar, a veces por placer, a veces por aprendizaje, incluso a veces por curiosidad de querer conocer un volcán, un templo, un animal o una cultura. Todos los viajes me han traído muchas cosas, desde olores, hasta grandes descubrimientos y aprendizajes.

Soy una mujer que me considero valiente y con ganas de disfrutar la vida que tenemos y los aprendizajes que nos trae. Siento que cada persona que se nos pone delante es o para ayudarnos o para enseñarnos.

Me puse a trabajar en una empresa 26 años, disfrutando mucho, hasta que llegó el momento en que ya no lo hacía y entonces es cuando salté al vacío con 50 años para llevar a cabo lo que ahora pienso que es mi misión de vida.

Toda mi vida seguiré aprendiendo y en este tiempo, después de que me llegara la menopausia, siento que mi misión es acompañar a las mujeres a regresar a ese hogar interno, a nuestra verdadera esencia, a la conexión con nuestro femenino, a recordar el amor que llevamos dentro y a celebrar los cambios que nos trae la vida al igual que los cambios que trae la naturaleza.

Tenemos que ser muy conscientes de que el patriarcado ha dejado una huella tanto en hombres como en mujeres muy fuerte de tabúes y eso es lo que tenemos que ir deshaciendo entre todos con una mirada amorosa de unión y de ayuda entre nosotros.

Habiendo estudiado, veterinaria, administración de empresas, dirección de recursos humanos sin saber dónde me llevaba mi camino, a los 30 y pocos años algo pasó en mí. Empezaron los cambios y fueron apareciendo mis maestras.

Apareció la primera profesora que me formó como reikista y me hizo descubrir la aromaterapia y la gemoterapia y todo lo iba combinando con los cuencos tibetanos.

Luego siguieron apareciendo más maestras y también empezó mi camino el Yoga.
Apareció el camino rojo o el camino del corazón, de la tradición Lakota.

Me encontré con la numerología, toqué la astrología, el hoponopono y la meditación; luego apareció una canalizadora que me ayudó a conectar con el más allá y pude poner palabras a lo que yo sentía, pero no sabía.

Quién Soy - Mariló Sánchez

Mientras tanto llegó a mí el sagrado femenino y su naturaleza cíclica. Y escuchándome puse en palabras todo lo que mi cuerpo y yo sentía respecto a lunas, me forme en ceremonias de menarquia y círculos de niñas.

Empecé mi camino como sacerdotisa celta, me enseñó ritos de paso, técnicas y prácticas del tantra y del taoísmo, me ha llevado al camino de la magia desde nuestro útero. Me ha formado en sistémica, integrar el masculino y femenino, ceremonias y un aprendizaje de nuestra sabia interior conectando con la naturaleza y lo que nos da la vida. He aprendido de las piedras y de las plantas, usando la intuición y la sabiduría que las mujeres tenemos y a veces no lo sabemos.

La terapia de access bars fue otra cosa que ayudo a mi cambio y las creencias que llevamos, acabe sumergiéndome para poder también practicar la terapia.

Cada vez más maestras y cursos, sigo profundizando en el tantra y la sexualidad sagrada.

Ahora estoy con el Feng Shui. La verdad es que soy una investigadora nata y autodidacta; me gusta probar de todo y ver lo que me resuena y practicarlo.

En enero de 2020 apareció en mi mundo la geometría sagrada y ahí fue cuando di el salto al vacío y dejé a los 50 años mi trabajo, después de 26 años.

La experiencia que me trajo la menopausia también influyó a la hora de escoger este camino de vida y dedicarme a la expansión de la consciencia femenina.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer una mejor experiencia y servicio. Si continua navegando consideramos que acepta su uso.